Las mejores experiencias gastronómicas y vinícolas en Nueva Gales del Sur

Desde un elegante restaurante con vistas panorámicas de Circular Quay en Sydney, hasta una íntima reunión con una familia vinicultora en Orange a cuatro horas en automóvil, Nueva Gales del Sur ofrece a sus visitantes excepcionales experiencias de gastronomía y vino. Después de probar los restaurantes de nivel internacional de Sydney, suba a un automóvil (o mejor aún, a un hidroavión) y descubra cómo la región exhibe sus abundantes productos frescos y premiados vinos. Las mejores experiencias gastronómicas y vinícolas en Nueva Gales del Sur
Site Requires Javascript - turn on javascript!

Las mejores experiencias gastronómicas y vinícolas en Nueva Gales del Sur

Con restaurantes de nivel internacional, abundante producción agrícola y premiados vinos, Nueva Gales del Sur ofrece a sus visitantes excepcionales experiencias de gastronomía y vino


Desde un elegante restaurante con vistas panorámicas de Circular Quay en Sydney, hasta una íntima reunión con una familia vinicultora en Orange a cuatro horas en automóvil, Nueva Gales del Sur ofrece a sus visitantes excepcionales experiencias de gastronomía y vino. Después de probar los restaurantes de nivel internacional de Sydney, suba a un automóvil (o mejor aún, a un hidroavión) y descubra cómo la región exhibe sus abundantes productos frescos y premiados vinos.

Hunter Valley, NSW

1. Vides y comida

A solo dos horas en automóvil de Sydney, la región vinícola del Valle Hunter ha sido durante mucho tiempo la zona preferida de la ciudad para pasar un rato agradable los fines de semana. Con un paisaje relajante, algunas de las bodegas más antiguas del país y un grupo de elegantes restaurantes, la zona ha sido descrita como la respuesta australiana al Valle de Napa, en California por una autoridad no menor en la materia, como lo es la revista Travel & Leisure.

Desde espectaculares habitaciones para degustación hechas de acero y cristal hasta rústicas bodegas de administración familiar, los más destacados son casi siempre Shiraz, Semillón y chardonnay. Después de tragar y beber como marinero, se merece una comida elegante. El Bistro Molines es un restaurante con temática francesa ubicado en una bonita colina, mientras que el Muse sirve ingeniosa comida contemporánea en un elegante espacio lleno de obras de arte.

Biota,
Bowral, NSW

2. Quédese en los alrededores

Antes, los mejores lugares para comer de Nueva Gales del Sur se ubicaban casi exclusivamente en Sydney, pero luego, reconocidos chefs comenzaron a abrir restaurantes en lugares de regiones donde los siguieron los peregrinos culinarios. El chef y propietario James Viles ha dicho que su restaurante en Bowral está inspirado en Le Manoir aux Quat'Saisons en Inglaterra y El Celler de Can Roca en España, ambos tienen estrellas Michelin.

El Biota, que literalmente significa "vida animal o vegetal de una región determinada", ha sido aclamado por la crítica debido a su sofisticada comida que se prepara con productos frescos locales siempre que es posible. Hay un huerto y un invernadero en el lugar donde se cultivan brotes, berros y plantas y se realiza un mercado de agricultores el último domingo de cada mes.

A solo 90 minutos en automóvil desde Sydney, el restaurante, que cuenta con dos galardones "gorro de chef", tiene un estilo escandinavo minimalista, además de 12 elegantes habitaciones para alojamiento, un punto de partida ideal para explorar las cercanas Southern Highlands.

Quay Restaurant,
Sydney, NSW

3. Lo mejor de lo mejor

Con cercanas vistas del famoso puerto de Sydney y de la emblemática Casa de la Ópera, además de comida constantemente clasificada entre las mejores de Australia, Quay lo tiene todo. El chef Peter Gilmore ha reinado con total autoridad en la escena gastronómica de Sydney durante casi una década ofreciendo comida verdaderamente única.

Considere su extraordinario postre de huevos nevados, una bola de merengue con una cubierta crujiente de maltosa y centro de helado de chirimoya, que apareció en la final de Masterchef Australia en 2010 y que atrajo multitudes al restaurante desde dicha aparición.

Respecto a los premios, no hay muchos que el Quay no haya ganado. En 2013 fue nombrado Restaurante del Año por la revista Australian Gourmet Traveller y la guía Good Food Guide del Sydney Morning Herald. También se encuentra en la lista S. Pellegrino de los 50 mejores restaurantes del mundo.

Orange F.O.O.D Week,
Orange, NSW

4. Cacería entretenida

Con algunos de los mejores restaurantes regionales del estado, vinos de clima frío ganadores de premios y encantador alojamiento boutique, no es sorpresa que se haya descrito a Orange como "la meca de la gastronomía y el vino". La región, situada a cuatro horas en automóvil al oeste de Sydney, era más conocida por sus huertos hasta que algunos innovadores viticultores descubrieron el potencial de su rico suelo volcánico, a principios de la década de 1980.

Los visitantes deben reservar un hotel boutique o una acogedora pensión y recorrer algunos de los viñedos, en su mayoría de administración familiar, y proveedores de primera categoría antes de comer en uno de los prestigiosos restaurantes como Lolli Redini, Union Bank y Bistro Ceello. Los segundos sábados del mes además podrá probar productos frescos locales en el mercado Orange Farmers Market.

Tómese el tiempo para asistir a un evento que tiene el espíritu de Orange como el F.O.O.D. en abril o la Orange Wine Week en octubre.

Sydney Seaplanes,
Sydney, NSW

5. A volar

Se sabe poco respecto a que Australia es uno de los mejores lugares del mundo para comer comida italiana y que se conoce a Stefano Manfredi, chef de Nueva Gales del Sur, como el "padrino" de la cocina italiana moderna.

Manfredi ha estado detrás de la cocina de algunos de los restaurantes más famosos de la ciudad, así que resultó toda una revolución cuando el chef abrió un restaurante en un retirado lugar en el campo de la costa central de Nueva Gales del Sur en 2007.

Aunque Bells at Killcare está a solo una hora en automóvil de Sydney, la mejor manera de llegar es en hidroavión desde Rose Bay, al este de la ciudad. El hidroavión anfibio sobrevuela las doradas playas del norte de Sydney camino al norte y hace un vuelo de reconocimiento sobre el Puente del Puerto de Sydney y la Casa de la Ópera al regresar.

Bells tiene un relajado ambiente playero y un menú que incorpora ingredientes cultivados en sus propios huertos y jardines. Combina el estilo culinario de Manfredi con lo mejor de los productos frescos de la región.