Naturaleza

Naturaleza

En Australia se encuentran algunos de los entornos naturales más distintivos y diversos del mundo, con una flora y fauna únicas y paisajes espectaculares, incluyendo muchos parques nacionales y áreas declaradas Patrimonio Mundial.

En ellas puede acercarse a nuestras plantas y animales nativos, explorar amplios espacios abiertos y descubrir bosques pluviales ancestrales en las fronteras de modernas ciudades. También puede escalar montañas nevadas y nadar en algunas de las aguas más cristalinas de la tierra.

Las siguientes son solo algunas de las experiencias naturales más representativas de Australia que no se querrá perder.

El arrecife de Ningaloo, declarado Patrimonio Mundial, es el arrecife de coral más grande del mundo. Es uno de los lugares más seguros que existen para ver e incluso nadar con los dóciles tiburones ballena, los peces más grandes del planeta. Llegan poco después de la reproducción masiva de coral, en marzo de cada año.

Las aguas cristalinas y turquesa de Shark Bay son el hogar de ballenas jorobadas, tortugas, delfines y mantarrayas. Conozca a los familiares vivos de las formas de vida más primitivas de la tierra en Hamelin Pool y camine por una de las pocas playas del mundo formada completamente por pequeñas conchas. Pase el día con los amistosos delfines de Monkey Mia, que cada día llegan a la playa a comer de la mano de la gente.

El Parque Nacional Kakadu, declarado Patrimonio Mundial, es el parque nacional más grande de Australia, con un área tan vasta que se divide en siete regiones diferentes y tiene seis temporadas distintas. La historia aborigen de la región de Kakadu abarca más de 40 000 años. Escarpas peñascosas y de gran altura abren paso a zonas forestales, exuberantes pantanos y planicies de sabana abiertas. Verá millones de aves migratorias en los pantanos y cocodrilos tomando sol en los bancos de los ríos. Nade bajo enormes cascadas, recorra galerías de arenisca con obras de arte en roca ancestrales o navegue por el estanque panorámico colmado de flora y fauna. También es uno de los mejores lugares para ir de pesca en Australia.

La Isla Canguro, la tercera isla más grande de Australia, se encuentra a solo 15 km del territorio principal de Australia Meridional. Más de un tercio de la isla se conserva como reservas o parques nacionales. La isla cuenta con cinco importantes áreas de protección de la flora y fauna. En su salvaje costa, golpeada por el océano antártico, encontrará abundante vida silvestre australiana en su hábitat natural.

En los desiertos, playas y bosques de este paisaje, verá leones marinos haraganeando en la Bahía de Seal y a pequeños pingüinos caminando graciosamente hasta la orilla en Penneshaw y Kingscote. Más de 7000 osos marinos se pueden ver jugando cerca de la formación natural de Admirals Arch en el Parque Nacional de Flinders Chase, donde las impresionantes rocas Remarkable Rocks cambian de color durante el día.

En Vivonne Bay, declarada oficialmente la mejor playa de Australia por los investigadores de la Universidad de Sídney, puede practicar surf, pescar, practicar snorkel con extraños dragones de mar foliados, nadar con los delfines o bucear entre restos de naufragios en la Bahía D’estrees. Practique surf en las dunas gigantes de Little Sahara.

El aislamiento de Tasmania con respecto al continente ha garantizado la supervivencia de muchas plantas, animales y aves que no encontrará en ninguna otra parte de Australia. El 40% del estado está protegido como parques nacionales y reservas que en su mayor parte han permanecido inalterados por más de 60 millones de años. El área de la reserva natural de Tasmania, declarada Patrimonio Mundial, se extiende por más de 1,38 millones de hectáreas y es una de las últimas regiones verdaderamente salvajes de la tierra. Desde los escarpados picos alpinos y los densos bosques pluviales en el norte hasta la remota punta meridional de la isla, Tasmania cuenta con más de 2000 km de rutas de primera calidad que se pueden recorrer a pie, incluyendo la famosa ruta Overland Track.

La maravilla submarina de la Gran Barrera de Coral es una explosión de color y biodiversidad que abarca más de 2500 km de la costa de Queensland. Es el patrimonio mundial de mayor tamaño del mundo, como también el sistema de arrecife de coral más grande, además de ser la estructura más grande compuesta por criaturas vivientes en la tierra. Está formada por más de tres mil arrecifes individuales y novecientos cayos coralinos e islas continentales. Todo ello crea un sistema para que vivan más de mil quinientas especies de peces, un tercio de los corales suaves del mundo, seiscientas especies de estrellas y erizos de mar, seis especies de tortugas marinas en peligro de extinción y más de treinta especies de ballenas y delfines.

La belleza azulada, los escarpados dorados de arenisca, los impresionantes acantilados y los profundos cañones de las Montañas Azules se encuentran a solo 90 minutos en automóvil desde Sídney. Además de un millón de hectáreas de reservas naturales declaradas Patrimonio Mundial, aquí encontrará el árbol más inusual del mundo: el prehistórico Pino de Wollemia. También hay más de 400 tipos diferentes de animales que solo se encuentran en Australia, como el cuol de cola moteada, el petauro australiano y el canguro rata de hocico largo. Una de las mejores maneras de absorberlo todo es recorrer la carretera de la Zona de las Montañas Azules en un viaje de 1200 km que une 18 diferentes "rutas de descubrimiento", cada una con características únicas.

Entre Nueva Gales del Sur, Victoria y el Territorio de la Capital Australiana, los Alpes ofrecen paisajes alpinos típicamente australianos y oportunidades para vivir aventuras al aire libre en cualquier época del año. Aquí puede escalar el Monte Kosciuszko, el pico más alto de Australia, o puede ir de excursión o en bicicleta por pistas cubiertas de flores silvestres. Navegue en kayak y practique rafting en las aguas blancas de los lagos cristalinos y ríos glaciares, o viva la aventura de cabalgar sobre altas planicies durante el verano. En el invierno, esquíe montaña abajo o a través del campo. Puede recorrer caminando los tres estados y siete parques nacionales en la épica ruta Australian Alps Walking Track de 650 km, o puede hacer caminatas de uno o dos días por secciones más cortas de la ruta.

Todos los días al anochecer, la playa de Summerland Beach en el Parque Natural de Isla Phillip, a solo 90 minutos de Melbourne, se llena de vida con miles de pequeños pingüinos. Las salvajes playas oceánicas, las bahías protegidas, los piletones marinos y las cuevas también son el hogar de koalas, aves y osos marinos. Participe en un crucero por la fauna silvestre donde podrá ver a la colonia de 16 000 osos marinos australianos en Seal Rocks, una de las colonias más grandes de Australia, y observar a los koalas en las copas de los árboles del Centro de Conservación de Koalas. Los Nobbies es un magnífico cabo en la punta suroeste de Phillip Island, donde puede disfrutar de asombrosos paisajes costeros y atronadores piletones marinos en puntos de observación dispuestos entre jardines naturales para aves marinas. Atrape una ola mientras disfruta del paisaje de granito rosa ancestral del Cabo Woolamai, una de las playas para surf más populares de Victoria y uno de los mejores lugares para observar aves. La Isla Phillip forma parte del Parque Nacional Marino de Churchill Island, que figura además en la Convención sobre los Humedales de Importancia Internacional. Dos rutas de circuitos por la isla ofrecen magníficas vistas de la bahía de Western Port y vistas de Tortoise Head y French Island.

Naturaleza

Más ideas Australianas