Coma y viaje al pasado en Fremantle

Coma y viaje al pasado en Fremantle

Sumérjase en la buena comida y en la fascinante historia de Fremantle.
La comida siempre es una fiesta en el puerto histórico de Fremantle. Esta es una ciudad en la que puede comer en las calles cargadas de historia, al son de los músicos callejeros o en las callecitas llenas de artistas. Su próxima comida está tan cerca como la música que emana de un pub colonial o la brisa del puerto.

Comience la excursión de comida y diversión en la bulliciosa calle de los capuchinos de Fremantle, flanqueada por cafés y restaurantes al aire libre y por viejos cafés marineros atiborrados de clientes de todo el mundo. Para saborear los famosos mariscos de Fremantle, los restaurantes y cafés del Puerto pesquero son el sitio perfecto para probar algún botín recién sacado del océano Índico.

Fremantle también ofrece una gran variedad de comidas en sus calles . Puede comer en un restaurante asiático o hindú o en uno de los encantadores sitios de pizza y pastas que dan testimonio de la comunidad italiana de la ciudad. Para comprar productos frescos, no se pierda los mercados del fin de semana donde los músicos callejeros compiten con los vendedores ambulantes y los puestos de frutas y verduras coloridas.

Esta es una ciudad donde la rica mezcla de gente y la ayuda generosa del encanto del patrimonio le dan forma a su experiencia gastronómica. Fremantle es el ejemplo de calles portuarias del siglo XIX mejor conservadas del mundo y sus calles están cargadas de historias de prisioneros convictos, héroes marinos, asesinos amotinados y pioneros.

Puede saborear el pasado en una excursión a la luz del día o de las linternas en la Prisión de Fremantle, la primera cárcel estatal con la estructura más grande construida para presos. El  Museo Marítimo de Australia Occidental, con vista al océano Índico,  rememora el pasado marino de la región. Aquí puede ver el barco que ganó la Copa América, el Australia II, un submarino clase Oberon, y el barco hundido Dutch Batavia, de triste fama, del siglo XVII.

Explore la historia de los convictos de la ciudad en el Sendero de los convictos que lo lleva a los Cuarteles de los pensionados y a la calle Essex, uno de los barrios más peligrosos de Fremantle en épocas pasadas. Observe cómo era la vida antes de la colonización europea, en el sendero del patrimonio histórico Manjaree. Seguirá con atención una de las tradiciones orales más viejas del mundo mientras sube a la colina Cantonment (sitio del espíritu del dingo) y pasa por otros lugares importantes para el pueblo nyoongar.

Desde mariscos hasta barcos hundidos, Fremantle tiene mucho para ofrecer a los amantes de la buena mesa y a los aficionados a la historia.

Más ideas Australianas