Yulefest, el Festival Navideño de las Montañas Azules

Yulefest, el festival navideño de las Montañas Azules

En las Montañas Azules no es necesario esperar hasta diciembre para celebrar la Navidad. Cada invierno, desde junio hasta agosto, miles de personas acuden aquí para el Yulefest entre crepitantes fuegos, asados, canciones a coro y, a veces, hasta una nevada. Disfrute de un suntuoso festín navideño en la gran y antigua casa de huéspedes Katoomba donde comenzó el Yulefest. Cante villancicos alrededor del piano, en Leura; reúnase con Santa Claus frente a un crepitante fuego, en Mount Victoria; o disfrute de una romántica cena a la luz de las velas, en Blackheath.

Todo comenzó en 1980, cuando un grupo de huéspedes irlandeses vieron copos de nieve y se pusieron nostálgicos de una Navidad fría, con todo lo que la acompaña. Esta cena creó una tradición invernal que adoptaron rápidamente las casas de huéspedes, hoteles, resorts y restaurantes de toda la región.

Siéntese a la mesa y disfrute de un festín de cinco platos, con pavo relleno y jamón, salsa de arándanos, pastel de carne, vino especiado y humeante budín de ciruelas. Más tarde, póngase un sombrero festivo y únase a la celebración. Juegue a los detectives durante una noche amenizada con un misterioso asesinato y anímese a ver una revista cómica en Katoomba Disfrute del caos montado por el personal de Leura, Faulty Towers. En Mount Victoria puede desafiar a Santa Claus a una competición de karaoke o brinde durante un cortesano banquete victoriano. Al pie de las montañas, puede intercambiar bromas con petardos navideños mientras grita «Ho, ho, ho» mientras baja por el Río Nepean, en un histórico barco de vapor con paletas.

En junio, los habitantes de las Montañas Azules celebran el festival anual de magia de invierno. El sábado más cercano al solsticio de invierno, las calles de Katoomba cobran vida con una vibrante cabalgata de malabaristas, gimnastas, músicos, bailarines, coros, trovadores, músicos callejeros, cuenta cuentos y poetas.  En las Montañas Azules también encontrará mercados y experiencias únicas, como el festín navideño en el tren de la espectacular línea de ferrocarril Zig Zag.

Lo maravilloso de las Montañas Azules es que resulta muy sencillo deshacerse de esos kilos de más ganados con los excesos del Yulefest. Existen rutas a pie de todas las distancias para descubrir estos helados paisajes, declarados patrimonio mundial. Vea acantilados de arenisca hundirse en bosques cubiertos de bruma azulada, y pequeños arroyos convertirse en atronadoras cataratas a través de profundos desfiladeros.

Rinda su propio homenaje a las Tres Hermanas: un trío de cumbres rocosas cuyo nombre proviene de una leyenda aborigen de Katoomba. Visite Wentworth Falls, una pintoresca cascada en el borde del valle Jamison. Explore los ríos y cavernas subterráneas de Jenolan Caves y suba a la Roca Colgante para escuchar el eco de su voz en el boscoso valle que se extiende a sus pies. Puede incluso pasar de uno a tres días en la ruta Six Foot Track, la ruta original a caballo de 1884 que cubre el camino de Katoomba a Jenolan Caves.

Quédese unos días en Katoomba, lugar de mágicas vistas de montaña, acogedores cafés, anticuarios y librerías de segunda mano. Busque alojamiento Leura, un elegante lugar con jardines, o en los pintorescos alrededores de Megalong Valley. Pase algunas noches en las históricas Wentworth Falls o en Blackheath, la ciudad más alta de las montañas.

Con el espumillón, el pavo, los días fríos y el paisaje de cuento de hadas, es fácil comprobar por qué la navidad llega antes de tiempo a las Montañas Azules.

Más ideas Australianas