Verano de críquet en Australia

Verano de críquet en Australia

En Australia, no es verano sin el críquet. Los australianos jugamos al críquet en nuestros picnics y barbacoas, en nuestros jardines, playas y carreteras, en parques y en estadios de primera categoría. Dentro de los hogares, el equipo de críquet australiano, con sus características grandes gorras de color verde, domina nuestras pantallas de televisión. En Australia, el críquet es casi una religión que une a jugadores y aficionados de todos los estratos sociales.

Australia no es el único país obsesionado con el críquet desde noviembre hasta febrero. Los aficionados al críquet de todos los rincones del mundo siguen ávidamente la temporada australiana, en la que Australia se enfrenta a  los mejores países en partidos celebrados en Brisbane, Sídney, Melbourne, Adelaida, Hobart y Perth. La competición consta de partidos internacionales que duran entre tres y cinco días, partidos internacionales de un día y la serie Twenty20, donde cada equipo juega un turno de lanzamiento y lanza 20 overs. Un partido internacional típico comienza a las diez de la mañana y finaliza a las seis de la tarde. Los partidos internacionales de un día y los partidos twenty20 pueden comenzar por la tarde y prolongarse hasta la noche.

Los países en gira por Australia van rotando cada año. En el verano 2009/2010 nos visitarán las Antillas y Pakistán. Otros países importantes dentro de este deporte son Sudáfrica, la India, Pakistán, Sri Lanka y los rivales favoritos de Australia en The Ashes, Inglaterra. The Ashes es una antigua competición que debe su nombre a los restos carbonizados de un wicket, que se conservan en una urna en el MCC de Londres.

La pasión que siente Australia por este deporte resulta evidente en la cancha. El equipo de críquet australiano es el número uno en partidos de críquet internacionales y el número dos en partidos internacionales de un día. Idolatramos a nuestros lanzadores rápidos, lanzadores de efecto y lanzadores de velocidad media e incluso a nuestros lanzadores que efectúan lanzamientos bajos. Entre los héroes del críquet australianos podemos destacar a sir Donald Bradman, Ritchie Benaud, los hermanos Chappell, Lillee, Thomo y Max, los hermanos Waugh, Shane Warne y Glen McGrath. El críquet crea héroes nacionales y cuenta con algunos de los momentos deportivos más importantes de este país.

Es un antiquísimo deporte de caballeros, que se disfruta en todos los estratos de la sociedad. Los jugadores respetan la tradición de detener el juego para comer, o cuando llueve o hay poca luz. Mientras que los socios ocupan el lugar de honor en la tribuna elevada, el “gentío” anima acaloradamente desde “la colina”.

El críquet despierta pasiones y los aficionados del críquet viajan al otro lado del mundo para ver a sus héroes. Existen clubs de aficionados que viajan todos juntos, unidos por la buena voluntad y la lealtad eterna a sus equipos. Los británicos tienen al grupo Barmy Army y los aficionados australianos son los Fanatics. Observe cómo el gentío celebra con júbilo y pregunta “howzat?” (¿Qué onda?) cuando el árbitro señala al cielo para elogiar la destreza de un lanzador. Observe cómo el bateador agacha la cabeza cuando le indican que está “eliminado”.
 
Para los no iniciados, este deporte de caballeros cuenta también con su jerga propia y exclusiva. Vea algún partido y escuchará a los comentaristas hablar de “innings” (turnos de lanzamiento y overs, “silly mid on (punto interior), silly mid off (punto exterior), ducks (cero) y golden ducks, “googlies”, fours, sixes y centuries (centenas). Un innings (turno de lanzamiento) es cuando un equipo batea y un over es lo que lanza un lanzador. Hay seis bolas por over, antes de que un nuevo lanzador llegue al extremo contrario de la cancha de críquet.

Si es la primera vez que va a asistir a un partido de críquet, a continuación le ofrecemos un resumen. Dos bateadores están delante de tres wickets en cada extremo de la cancha. Los bateadores se colocan enfrente del lanzador para golpear la pelota lo más lejos posible antes de que la intercepte el jugador. Una vez que se golpea la pelota, los jugadores corren entre los wickets mientras que los jugadores corren a toda velocidad y literalmente se lanzan para recuperar la pelota y devolverla al guardameta. El guardameta tiene la función de golpear las pelotas desde los wickets y conseguir que el árbitro indique que el bateador está eliminado.

En Australia, la cancha de críquet es un terreno “sagrado”. Los espectadores se sientan en las tribunas de estadios de talla mundial y nunca se atreven a entrar en la cancha donde se juega el partido. Los estadios son grandes, y se mencionan en las mesas de comedor como viejos amigos que son: el Gabba en Brisbane, el Wacca en Perth, el SCG en Sídney y el inigualable estadio deportivo del “g”, el MCG en Melbourne. En estos estadios épicos, un six, cuando el bateador golpea la pelota y ésta vuela hasta las tribunas, es una verdadera proeza deportiva. Un four es cuando un jugador recorre el diámetro del estadio y llega hasta la pared de las tribunas para intentar parar la pelota.

En verano, los australianos ven partidos de críquet en directo en los televisores de sus casas, pubs y escaparates de las tiendas, y hablan de los partidos en cafés y bares. Cientos de aficionados recorren las calles y los parques de las ciudades hasta llegar a los estadios de críquet. Desde las playas hasta las paradas de autobús, los transeúntes con radios pegadas a sus orejas comparten los resultados de 4 para 460 o “manifiestan su opinión” a la gente que le rodea.

Tendrá la oportunidad de ver cómo el equipo australiano se enfrenta a los equipos de las Antillas y Pakistán, ya que estarán de gira por Australia durante el largo y caluroso verano de críquet. El evento más importante, The Ashes, se celebrará en 2010. Si viene a Australia, no deje pasar la oportunidad de asistir a un partido de críquet. No es verano en Australia sin este deporte.

Buscar eventos









Más ideas Australianas