Canicas del Diablo, Territorio del Norte

Canicas del Diablo, Territorio del Norte. © Tourism Australia

Canicas del Diablo, Territorio del Norte

Las Canicas del Diablo son inmensas rocas redondeadas de granito, diseminadas por un valle amplio y bajo, 100 kilómetros al sur de Tennant Creek en el Territorio del Norte.

Las Canicas del Diablo están ubicadas en la tierra tradicional de los pueblos Warumungu, Kaytetye, Alyawarra y Warlpiri. A las Canicas del Diablo las llaman Karlu Karlu, que se traduce literalmente "piedras redondas".

Formadas por erosión durante millones de años, las Canicas del Diablo están hechas de granito, que surge como una isla en el desierto. Sus tamaños varían, desde 50 centímetros hasta 6 metros de amplitud.

Muchas de estas piedras gigantes se apoyan precariamente unas sobre otras, y parecen desafiar la gravedad. Hasta hoy, siguen resquebrajándose y erosionándose, y crean un paisaje en continuo cambio.

Las Canicas del Diablo son sumamente importantes para los aborígenes. La mayor parte de la reserva de conservación está protegida por la Ley de sitios aborígenes sagrados del Territorio del Norte.

Los dueños tradicionales de la tierra han transmitido de generación en generación leyendas antiguas de la creación que rodean a Karlu Karlu. Muchas de estas historias son secretas y solo algunas se les comunican a los visitantes.

Una de las principales historias oníricas del área que se les puede relatar a los que no son aborígenes está relacionada con la creación de las Canicas del Diablo. Esta tradición habla de "Arrange", un ancestro antiguo que caminaba por a zona. Hizo un cinturón trenzado con cerdas, una clase de adorno tradicional que solo usaban los hombres aborígenes iniciados. Mientras trenzaba las cerdas para formar cordeles, se le cayeron algunos mechones al suelo, los cuales se transformaron en las grandes rocas rojas y redondeadas. Arrange por fin regresó a su lugar de origen, una colina llamada Ayleparrarntenhe donde, según cuenta la leyenda, vive hasta el día de hoy.

No hay senderos oficiales en las Canicas del Diablo, sino simplemente una red de caminos informales y de orientación autónoma en el lado este de la reserva. Siga la red de senderos y descubra cómo se formó esta maravilla geológica y cómo soportó los elementos de la naturaleza. Cada canica tiene un aspecto diferente. Puede caminar un largo rato y encontrar vistas nuevas e interesantes. Entre mayo y octubre, todos los años, los guardabosques ofrecen un programa de eventos en vivo en el lugar, como parte del programa Parks Alive del territorio.

Al amanecer y el atardecer, las rocas parecen brillar y cambiar de color, de rosado a un rojo intenso, de manera similar a las otras maravillas geológicas del Territorio Norte, Uluru y Kata Tjuta.

Para ver las Canicas del Diablo al atardecer, deberá quedarse a pasar la noche. El único alojamiento en la Reserva de conservación de Karlu Karlu/Canicas del Diablo es un área sencilla para acampar, con fogones. Los campistas deben ir bien equipados y llevar su propio combustible y agua.

La Reserva de conservación de las Canicas del Diablo se extiende a ambos lados de la autopista Stuart, aproximadamente 393 kilómetros al norte de Alice Springs y 100 kilómetros al sur de Tennant Creek. Las canicas están desparramadas por el valle, a ambos lados de la carretera. El establecimiento más cercano es Wauchope, 9 kilómetros al sur. Si se dirige al norte o al sur entre Darwin y Alice Springs, pasará por el medio de las Canicas del Diablo.

Más ideas sobre Australia