Isla de Bruny, Tasmania

Isla de Bruny, Tasmania

Fortalezca su alma en la salvaje isla de Bruny, que se encuentra en el canal D’Entrecasteaux, a poca distancia en coche y transbordador de Hobart. Dé un paseo para descubrir la costa rocosa, las tranquilas playas, los altos bosques, las rugientes olas y las suaves y verdes colinas. Observe la abundante flora y fauna, desde wombats y walabíes hasta pingüinos azules, en una excursión o crucero ecoturístico. Explore lugares históricos, compre exquisitos productos gourmet y pase la noche en un alojamiento boutique en plena naturaleza. 

Un recorrido en coche hacia el sur de treinta y cinco minutos separa Hobart del tranquilo pueblo costero de Kettering, desde donde sale con frecuencia el ferry y transporte terrestre con destino a la isla de Bruny.  En realidad, Bruny son dos islas unidas por un istmo estrecho conocido como The Neck. Rebaños de ovejas salpican la campiña verde esmeralda de North Bruny, mientras que South Bruny cuenta con parajes más montañosos, acantilados de vértigo, bosques flanqueados de helechos y brezales costeros. Ambas islas cuentan con paisajes sobrecogedores, fantásticas rutas de senderismo y playas perfectas donde puede nadar, navegar, practicar kayak y surf y pescar. 

Suba al mirador de Neck para disfrutar de unas vistas panorámicas o descubra las espectaculares costas del Parque Nacional de South Bruny. Camine desde el precioso pueblo de Lunawanna hasta llegar a Adventure Bay, que avistó por primera vez Abel Tasman en 1642. Desde aquí la ruta costera lo llevará hasta la isla de Penguin y Fluted Cape.Camine por las blancas arenas de Cloudy Bay, donde los surfistas compiten en la Bruny Island Classic, que se celebra todos los años en enero. Practique snorkel en la cercana Cloudy Lagoon, donde las aguas son realmente cristalinas. También puede realizar un fantástico recorrido de un día completo por la península de Labillardiere, en el extremo meridional del parque. 

Observe la gran variedad de aves y animales de toda clase de la isla mientras camina u obsérvelos mejor en una excursión o un crucero ecoturístico.  Entre los meses de septiembre y febrero, puede apreciar las pardelas de Tasmania y los pingüinos azules que vuelven al anochecer en la reserva Neck Game Reserve.  Navegue entre delfines, ballenas migratorias y la gran colonia de lobos marinos australianos en Friar Rocks.  Pasee entre walabíes de Bennett, pademelones, equidnas y wombats, y aviste aves marinas que surcan el aire. El pardalote tasmano, en peligro de extinción, habita en los eucaliptos blancos autóctonos, mientras que los extraños walabíes blancos corretean al anochecer por la ruta que lleva hasta Grassy Point. 

En el museo de Adventure Bay puede descubrir los secretos de las tribus aborígenes y los marineros, balleneros y exploradores que forman parte de la historia de la isla de Bruny. Indague sobre el personaje que dio nombre a la isla, el capitán Joseph Bruni d'Entrecasteaux, y sobre el capitán William Bligh, quien plantó el primer manzano de Tasmania en Adventure Bay, allá por el año 1788. Después podrá disfrutar de una visita al faro de la isla, construido por presidiarios entre 1836 y 1838.  

La isla de Bruny cuenta, además de con paisajes e historias dramáticas, con una próspera cultura de vinos y alimentos caseros. Visite el pub y la bodega más meridionales de Tasmania y pruebe los excelentes vinos, las ostras, el fudge (especie de turrón de distintos sabores) y los quesos en puntos de venta exclusivos y en encantadores cafés. Existe también gran diversidad de alojamientos, de forma que tras un largo día explorando, podrá retirarse a una pensión (B&B), a un pequeño spa, a un apartamento con energía solar o a un alojamiento rústico en mitad del bosque. Entre los lugares para acampar más pintorescos, están Cloudy Corner, cerca de Cloudy Bay, y la playa de Jetty Beach. 

Descubra la isla de Bruny y disfrute una aventura en la naturaleza. 

Más ideas Australianas