Tenga un golpe de fortuna en Bendigo

Tenga un golpe de fortuna en Bendigo

Explore la historia, cultura y arquitectura colonial de la época de la fiebre del oro en la antigua ciudad Victoria, que nació en ese período de prosperidad.
Se puede haber acabado el oro, pero los buenos tiempos aún perduran en el elegante centro regional histórico de Bendigo. Los grandes y opulentos edificios, la herencia china y los museos vivientes son un legado visible de la fiebre del oro de la década de 1850 y 1860 que transformaron la región.

En la Bendigo de la década de 1880, se asentaron las minas de oro más ricas del mundo, cuya prosperidad dio origen a muchos edificios magníficos, incluso el ayuntamiento de Bendigo, la recién restaurada fuente Alexandra Fountain, la magnífica antigua oficina de correos, la galería de arte y los tribunales. Visítelos en un paseo por amplios bulevares y calles arboladas, donde puede que vea damas con miriñaque y fumadores dando pitadas a las pipas.

Realice una excursión histórica en el tranvía parlante de Bendigo, donde los comentarios de audio le guiarán por la historia y los edificios históricos de Bendigo. Observe el arte australiano que data de la década de 1850 o explore las distintas tiendas de antigüedades. Incluso puede ponerse un casco y, en una excursión guiada, bajar el equivalente a tres pisos por una vieja chimenea minera. Después, puede calmar sus nervios con una pinta de cerveza en el hotel Shamrock, que fue reconstruido tres veces, cada vez de manera más suntuosa que la anterior.

Mientras se conecta a la historia de la fiebre del oro, Bendigo también tiene una importante historia china que vale la pena conocer. Aprenda sobre las decenas de miles de mineros chinos que se congregaron aquí, durante la época de la fiebre del oro, en el Museo Golden Dragon. Luego embriáguese de serenidad en los jardines clásicos. Puede visitar la Joss House originaria de 1860 o el templo, explore el cementerio chino más grande de Australia o vea los restos de excavaciones chinas. Le encantará el Desfile de Pascuas anual, donde el dragón imperial más antiguo y más grande del mundo realiza una colorida danza por la ciudad.

Antes de los chinos y los europeos, el pueblo Jarra Jarra era el que ocupaba los terrenos donde se descubrió el oro. Puede festejar con los descendientes de esta tribu aborigen durante las festividades anuales de la Semana NAIDOC de Bendigo. O ver los pozos de piedra Jarra Jarra en el Camino Eureka Reef.

Cuando finalice con la historia, relájese en uno de los parques más hermosos de la ciudad, visite las bodegas locales o pasee en bicicleta por el sendero Bendigo Bushland Trail, mientras admira las flores deslumbrantes, la abundante fauna y flora y los famosos edificios patrimoniales.

No necesita quedarse mucho tiempo en Bendigo para darse cuenta de que aún es una ciudad próspera por varias razones.

Más ideas Australianas