Disfrutar de la nieve en las pistas de esquí de Victoria

Disfrutar de la nieve en las pistas de esquí de Victoria

¿No puede imaginarse que existan montañas cubiertas de nieve en Australia? Durante el periodo invernal en Victoria, podrá encontrar cientos de pistas de esquí en diez lugares alpinos bellísimos. Estos lugares se encuentran a un recorrido de tan solo un día al norte de Melbourne y algunos, como Mt Donna Buang y Mt Baw Baw, son lugares ideales para excursiones de un día, si se levanta temprano. Practique esquí de descenso en Mt Buller o esquí de fondo en las pistas nevadas de Falls Creek. Practique snowboard en los half pipes (estructuras en forma de U) y terrain parks o deslícese por las pistas exclusivas de Mt Buffalo. Póngase las raquetas de nieve y camine desde Mt Baw Baw hasta Mt St Gwinear, o deslícese en trineo en el hermoso Lake Mountain.

En Mt Buller, a tres horas en auto de Melbourne, podrá disfrutar de una gran variedad de actividades invernales. Encontrará pistas de esquí para todos los niveles de experiencia, desde las pistas verdes de Bourke Street, Baldy y Burnt Hut Spur hasta las emocionantes pistas negras de Federation, situadas al sur. Hay también tres fantásticas pendientes para practicar snowboard, además de nueve kilómetros de desafiantes pistas para practicar esquí de fondo con vistas a Mt Stirling y Bluff. Esquíe o practique snowboard bajo las estrellas, entre julio y mediados de septiembre. Póngase las raquetas de nieve y alcance la cima de Mt Buller, descienda la montaña en un flotador neumático o sienta la libertad con unos esquís cortos, conocidos como “figgles”. A poca distancia se encuentra la estación de esquí de Mt Stirling, menos moderna y con más de 60 km. de pistas para practicar esquí de fondo y esquí de telemark por sus paisajes nevados, que se asemejan a nubes.

En Falls Creek, ubicado en el Parque Nacional Alpino, en el pintoresco lugar de Bogong High Plains y a cuatro horas y media en auto de Melbourne, podrá disfrutar de un sinfín de actividades relacionadas con la nieve. Con más de 90 pistas de descenso y 20 pistas de esquí de fondo, no cabe duda de que no se aburrirá. Descienda las rápidas pistas para expertos en Mt McKay o atrévase con los enormes cúmulos de nieve polvo en Rocky Knobs y Dam. Conocida como la capital de esquí de fondo de Australia, podrá zigzaguear entre los eucaliptos de nieve en las mismas pistas que el equipo nacional. En agosto, el evento dedicado a los deportes invernales de Kangaroo Hoppet se celebra en esta montaña. Si estas alternativas le parecen demasiado competitivas, reviva su infancia haciendo muñecos de nieve, saltando en un trampolín banyi o descendiendo las pistas subido en un flotador neumático o en un trineo. Explore el campo con unas raquetas de nieve, en una motonieve o recorriendo las primeras rutas de nieve para bicicletas de Australia. Haga un brindis por la puesta de sol desde la cumbre de 1.800 metros o tome un helicóptero para disfrutar de un vuelo panorámico por Mt Mckay, Mt Feathertop y Mt Hotham.

La ruta más convencional hasta Mt Hotham es recorrer en auto la ruta Great Alpine Way o tomar un avión con destino al aeropuerto de Hotham, desde Sydney y Melbourne. Cuando llegue a su destino, pruebe sus habilidades en las amplias y sencillas pistas de Summit o Big D Playground y descienda la Milky Way. Los esquiadores más expertos pueden descender a toda velocidad las rampas y las escarpas de Mary’s Slide, los montículos en Blue Ribbon o dirigirse a Heavenly Valley para deslizarse por sus vertiginosas pistas negras. Para los aficionados al snowboard, Hothan ofrece canalones, hondonadas, obstáculos, bermas, desniveles y cúmulos de nieve que harán las delicias de los aficionados al esquí acrobático. Practique esquí de fondo por los inmaculados campos cubiertos de nieve de Hotham en las numerosas pistas gratuitas, entre las que se incluyen Pub to Pub, desde General Store de Mount Hotham hasta Dinner Plain Hotel. Pase la noche en el precioso pueblo de Dinner Plain y, al día siguiente, ponga a prueba sus habilidades en la pista para principiantes.

En la ruta Great Alpine Rd, tras pasar Bright, una encantadora ciudad bordeada de árboles, encontrará Mt Buffalo. Este animado y pequeño pueblo, al que se puede llegar fácilmente, tiene como telón de fondo un impresionante paisaje de granito cubierto de nieve fresca. Practique esquí de fondo por los 14 km. de pistas señalizadas, los 20 km. de pistas recónditas y sin señalizar, o tome un mapa y planifique su propio recorrido por estos parajes.

Mt Baw Baw se encuentra a dos horas y media en auto desde Melbourne, pero basta tomar una bocanada de aire puro de montaña para olvidarse completamente del ritmo trepidante de la ciudad. Explore el pueblo de postal con vistas a Latrobe Valley y a la península de Mornington. Disfrute de las 30 hectáreas de pistas de descenso, que están conectadas por siete telesillas. O también puede practicar esquí de fondo en los 10 kilómetros de pistas abrigadas y señalizadas hasta llegar a la meseta de Baw Baw, Mt St Gwinear, Mt St. Phillack y la ruta Alpine Walking Trail. Mt Gwinear es un destino tranquilo, que cuenta con 20 kilómetros de pistas de esquí de fondo, dos pistas de tobogán y rutas gratuitas para caminar con raquetas de nieve.

A menos de dos horas de Melbourne se encuentra los parajes nevados que parecen sacados del mundo de Narnia de Lake Mountain, un lugar donde disfrutar del esquí y otras actividades relacionadas con la nieve es un deber. Entre sus instalaciones se encuentra una escuela de esquí para principiantes y casi 40 kilómetros de pistas de esquí de fondo, para los esquiadores con más experiencia. Si no es un esquiador experto, pero desea divertirse a toda velocidad, descienda rápidamente la montaña en un trineo o en un flotador neumático gigante. Comience en la pista sencilla del pueblo, atrévase a deslizarse por los saltos en Koala Creek o baje la pendiente de Arnolds Gap. Después, monte en un trineo motorizado que dejaría atónito a los mismísimos duendes de Santa Claus, o estimule su lado más creativo participando en un concurso de esculturas de nieve. En las ediciones anteriores se han creado delfines, autos, wombats y una gran variedad de muñecos de nieve.

Juegue a peleas de bolas de nieve, deslícese en trineo, siga las huellas de los wombats o suba a la torre panorámica de 21 metros de Mt Donna Buang. A tan solo una hora de Melbourne, es el lugar perfecto para pasar un día en la nieve.
Si pensaba que Australia no tenía nieve, cambiará de opinión tras visitar los campos de nieve de Victoria.

Más ideas Australianas