Súmese a la fiebre del oro en Kalgoorlie

Súmese a la fiebre del oro en Kalgoorlie

Descubra las minas de oro y las ciudades fantasma, la historia y las grandes aventuras en el corazón del Oeste salvaje de Australia occidental.
Si ama las viejas películas del Oeste, se sentirá a sus anchas en Kalgoorlie, la ciudad de minas de oro más grande de Australia occidental. Sus edificios históricos y sus coloridos pubs son el legado de más de cien años de historia de época de la Fiebre del oro.

Kalgoorlie se encuentra a 600 km al este de Perth y puede llegar hasta allí en automóvil, tren o avión. Nació durante la fiebre del oro de la década de 1880, cuando hordas de buscadores de fortuna de todo el país llegaron a la región. Fue un período apasionante pero duro para los primeros excavadores, con ausencia de leyes y abundancia de enfermedades. Hacia la década de 1960, la población había aumentado a más de 200 000 personas, principalmente exploradores y la región se había ganado la reputación de ser un salvaje oeste, con bandidos y prostitutas. 

En la actualidad, las millonarias empresas mineras han reemplazado a los bateadores soñadores, pero el romance de la Fiebre del oro vive en los viejos e importantes edificios, los pubs históricos y los personajes pintorescos de Kalgoorlie. En la calle Hannan, que toma su nombre del irlandés Paddy Hannan, que encontró oro en 1893, puede alojarse en el hotel Hannan y hasta beber una pinta de cerveza rubia Hannan. Explore el campamento de un bateador y los edificios históricos en el Australian Prospectors and Miners Hall of Fame (Salón de la fama de los mineros y los bateadores australianos). Puede contemplar el arte aborigen y de las minas de oro en el Flying Doctor’s Visitor Centre (Centro de visitantes de los médicos voladores). Puede ver las reliquias del sueño de las minas de oro en las casitas, cabañas y tiendas de la polvorienta ciudad fantasma de Gwalia.

Si quiere explorar la historia más reciente de la minería de oro, puede visitar el extenso Super Pit Mine, que produce aproximadamente 800 000 onzas de oro por año. Tiene 3,5 km de longitud y 1,5 km de ancho, una profundidad similar a la altura del Uluru y aproximadamente la misma circunferencia.

Esta área también es pródiga en riquezas naturales. Explore los apacibles bosques de eucaliptos, las extensas e inconmensurables planicies, los lechos de lagos secos, los montes llanos y los campos de pinos, ya sea caminando o en una camioneta 4x4, pero asegúrese ir con espíritu aventurero. Además de unos paisajes magníficos, encontrará abundantes aves, como el talégalo y marsupiales, como la nayaraca saltadora y el ratón marsupial australiano.

De regreso a la ciudad, es difícil resistirse a los amistosos lugareños con su inigualable carácter, típico del Outback. Únase a los festejos por sus famosas carreras de caballos, la Copa de Boulder a Kalgoorlie. También puede escuchar las historias de los viejos lugareños en el pub. Hay uno en casi todas las esquinas, así que tiene garantizado el entretenimiento de una salida nocturna.

Las aventuras, las historias del oro, los paisajes del Outback y los personajes pintorescos son los verdaderos tesoros.

Más ideas Australianas