Recintos para mochileros en Australia

Recintos para mochileros en Australia

Únase a la brigada de mochileros en los enclaves urbanos con más “onda” de Australia.  Desde Bondi Beach, en Sídney, hasta el Fortitude Valley, en Brisbane, hay un sinfín de lugares donde se alojan los jóvenes y los jóvenes de espíritu durante su aventura por Australia.  Podrá encontrar albergues, diversión nocturna, lugares donde comer y beber y un vibrante sentido de comunidad.  Descubra el encanto histórico y costero de la ciudad de Fremantle, en Perth, o disfrute de la cultura alternativa de Melbourne, en Fitzroy.  Intercambie historias sobre viajes debajo de las palmeras que recorren Mitchell Street, en Darwin, o en el malecón de Cairns.    Explore las atracciones del elegante y céntrico East End de Adelaida, disfrute de una exquisita cena en Salamanca Place, en Hobart, o piérdase en la vibrante vida nocturna de Surfers Paradise.

Si se encuentra en Sídney y desea disfrutar del estilo de vida playero, debe dirigirse a las playas de Bondi, Coogee o Manly.  A tan solo 30 min de la ciudad, la famosa playa de Bondi es el centro neurálgico de mochileros, flashpackers (mochileros con mayores medios económicos) y  adictos a la moda.  Hay bares animados, cafés bohemios y refinados y una moderna zona comercial en sus calles secundarias.  Visite este lugar para asistir a la fiesta playera para mochileros del día de Navidad, al festival de cine de Flickerfest, en enero, o a la carrera City to Surf, en agosto.   Más allá de la costa este de Sídney se encuentra Coogee, un paraíso costero para familias y viajeros. Dese un chapuzón en las aguas tranquilas del mar o en sus históricos baños, y camine por la increíble ruta costera hasta llegar a Gordons Bay, donde podrá practicar snorkel y buceo.  Al otro lado del puerto se encuentra la pintoresca península de Manly, que está a tan solo un recorrido de 30 min en transbordador desde Circular Quay. Practique surf sobre las olas o nade en las piscinas de agua salada y en las playas del puerto.  El ambiente de Manly se intensifica al anochecer, cuando puede caminar descalzo por las vinotecas, los pubs a frente a la playa, los puestos de hamburguesas y las terrazas de los restaurantes.

Si quiere estar donde está la acción, visite los barrios de Glebe, Newtown o Kings Cross.  A un corto recorrido en autobús desde la ciudad, Glebe alberga una variada comunidad de estudiantes, profesores universitarios, activistas y seguidores de la Nueva Era.   Únase a ellos en los populares mercados de los sábados, que venden ropa confeccionada a mano y de estilo vintage y artículos de segunda mano. O recorra la franja principal de Glebe Point Road, repleta de tiendas de comida saludable, librerías esotéricas, agradables pubs y restaurantes étnicos económicos.  Encontrará algo parecido en la cercana Newtown, a excepción de King Street, una calle mucho más larga, que cuenta con modernas boutiques y una selección casi inagotable de restaurantes exóticos.  Eche un vistazo a los bares gays y a las tiendas de ropa urbana poco convencional.  Si dormir no se incluye entre sus prioridades, diríjase a Kings Cross, donde se concentran la mayoría de los clubs nocturnos de Sídney.  La zona para adultos, algo sórdida, se encuentra a la vuelta de la esquina del elegante Potts Point, flanqueado por árboles, y de Elizabeth Bay, con sus establecimientos gastronómicos especializados, cafés, vinotecas y restaurantes, históricas terrazas y apartamentos de estilo Art decó.

Puede suceder cualquier cosa en Fitzroy, el centro bohemio de una ciudad que se enorgullece de su estilo artístico.  Es el lugar ideal para pedir un “desayuno todo el día” o una hamburguesa vegetariana, comprar ropa reciclada, disfrutar de música en directo o mirar embobado a las multitudes eclécticas.  En la arteria principal de Brunswick Street, las jóvenes hippies toman un café latte al lado de ejecutivos, y las tiendas de segunda mano se codean con boutiques de famosos diseñadores.  Podrá encontrar galerías, mercados de artistas, fantásticos pubs con especialidades gastronómicas y legiones de animados locales nocturnos.  El Melbourne Fringe Festival reúne espectáculos circenses, cabaret, música, danza y teatro, desde septiembre a octubre.  Diríjase a la cercana Gertrude Street, donde encontrará libros especializados, ropa moderna y una serie de lugares donde comer y beber.  O descubra los económicos restaurantes étnicos y los restaurantes de comida saludable de las calles Smith y Johnson.  Johnston Street, el barrio español de Melbourne, está flanqueado por bares de tapas y tablaos flamencos, y alberga un festival Hispano Latinoamericano en noviembre.  Hay servicios de tranvías y autobuses entre Fitzroy y la ciudad.

Los jóvenes y los jóvenes de espíritu acuden a St Kilda por sus vibrantes paisajes urbanos, atractivas pastelerías y animada vida nocturna.  St Kilda desprende cierta elegancia desgastada pero con encanto, ya que fue un centro turístico costero para los habitantes adinerados de Melbourne en la década de 1940, y un lugar de vacaciones menos elegante durante las décadas del sesenta y el setenta. Mézclese con los lugareños mientras pasean, caminan y andan en bicicleta por el paseo marítimo, o vaya a navegar , a practicar windsurf o kitesurf. Dé una vuelta en la antigua montaña rusa de madera en Luna Park, con su característica cara sonriente que se remonta a 1912.  Disfrute de una exquisita cena en los muelles o en un restaurante con mesitas en la vereda, o escuche música en vivo en uno de los pubs  alternativos que se han convertido en toda una institución en Melbourne.  Disfrute de un pastel en una tentadora pastelería de estilo europeo en Ackland Street, o sumérjase en la incansable vida nocturna de Fitzroy Street. No se pierda el St Kilda Festival a finales de enero, una semana embriagada de música en vivo, llena de alegría.

Northbridge es probablemente la zona para mochileros de mayor tamaño de Perth, con numerosos albergues y entretenimientos a precios económicos.   Pruebe los platos exquisitos de los prestigiosos restaurantes de las calles James, Lake y William.  En las proximidades de Leederville y Subiaco, podrá encontrar también tentadores cafés, bares y restaurantes. Un poco más alejado del CBD, pero con más encanto, se encuentra el puerto histórico de “Freo” o Fremantle.  Con galerías de arte, una fascinante historia marítima y una impresionante escena musical de actuaciones en vivo, no tendrá ningún problema en pasárselo bien.  Pasee por las calles, patrimonio de la ciudad, que durante los fines de semana se convierten en un hervidero de mercados, músicos callejeros y magos. Visite la animada Cappuccino Strip, deguste mariscos frescos en Fishing Boat Harbour, visite las fábricas artesanales de cerveza o beba una pinta en un legendario pub.  Si es un auténtico amante de la playa, es posible que prefiera alojarse en uno de los albergues de Cottesloe Beach.  Pase el día nadando, practicando snorkel o surf, antes de contemplar la puesta de sol sobre el océano Índico desde un pub  frente a la playa.

Fortitude Valley, simplemente el “valle” para los lugareños, es donde le tomará el pulso a la vida nocturna y la contracultura de Brisbane.  Estas otrora polvorientas calles están flanqueadas de tiendas de ropa, teatros, salas de conciertos, lugares fantásticos para comer, así como pubs, clubs y bares. La zona fue reciclada, pero conserva una diversa comunidad cultural y un estilo vibrante y bohemio.  Dese un festín de platos asiáticos en el Barrio Chino, donde podrá recibir clases de taichí los domingos. O dé un rodeo saliendo del bulevar y descubra establecimientos de comida griega e italiana.  Compre modelos de los principales diseñadores locales en las boutiques de las calles Ann y Brunswick o en los mercados que se celebran durante los fines de semana en el Barrio Chino.  Vea películas de arte y ensayo en el cine de James Street y camine por el paseo flotante hasta llegar a la zona cercana de New Farm.  Aquí podrá encontrar numerosos albergues, y muchos  bares que ofrecen menús especiales para mochileros.

El ambiente mochilero de Darwin está vivo y coleando en Micthell Street, una  calle rodeada palmeras y llena de albergues, hoteles, bares, cafés y oficinas de turismo, en el compacto centro de la ciudad.  Aquí podrá encontrar a la mayoría de sus compañeros de viaje que leen las guías, hacen reservas de excursiones a Kakadu o combaten el calor tropical con una bebida fría.   Súbase a un  autobús de enlace en el aeropuerto, que lo dejará en el centro en 15 min.  Para disfrutar de la vida nocturna, no tendrá que alejarse mucho.  Hay cines, billares, pubs al aire libre y restaurantes económicos.  Muchos de los empleados son viajeros de larga distancia, que se suman al animado ambiente turístico.  Reserve excursiones en uno de los numerosos operadores turísticos de la zona.  Realice una excursión de un día a las islas Tiwi o al exuberante Parque Nacional de Litchfield, o emprenda una aventura en el Parque Nacional de Kakadu.  Podrá encontrar excursiones en barco, excursiones a pie de varios días, excursiones culturales aborígenes, recorridos en 4x4 y vuelos en helicóptero.

Se encuentra a corta distancia de la mayoría de las atracciones de Adelaida, en el cosmopolita East End. Visite las galerías, los museos y los elegantes edificios coloniales de North Terrace.  O alquile una bicicleta, y recorra Rymill Park y los Jardines Botánicos, donde se celebra el festival de música internacional, WOMAdelaide, cada dos años durante marzo.  Está zona cuenta también con una gran variedad de restaurantes. Diríjase a Rundle Street, donde encontrará elegantes cafés, vinotecas y restaurantes, o vaya a Gouger Street para disfrutar de un económico y humeante festín de platos asiáticos.  Si desea degustar productos frescos, no se pierda el bullicioso Mercado Central. Muchos viajeros se alojan en el animado centro turístico de Glenelg, que se encuentra a 25 min de la ciudad en un tranvía de época, que data de 1929.  Aquí encontrará numerosos albergues, encantadores hoteles y un animado centro comercial, así como cafés y espectáculos estivales.  Aprenda a navegar, nade con delfines salvajes, observe focas en un crucero de avistamiento de la vida silvestre y disfrute de espectaculares puestas de sol.

Nunca tendrá que preocuparse por encontrar un lugar donde comer o beber en Cairns.  Se trata de una ciudad caracterizada por su ambiente festivo. Las ocho manzanas de edificios entre el malecón y McLeod Street conforman una tumultuosa zona social.  En el malecón, los mochileros intensifican su bronceado, nadan en la enorme laguna de agua salada y comentan sus juergas nocturnas en diversos idiomas.  Esta zona costera está bordeada de bares, restaurantes y hoteles de categoría, mientras que las calles secundarias están repletas de establecimientos más económicos. Explore los bares con mesas de billar de los albergues, disfrute de música en vivo en una cervecería al aire libre o baile al ritmo de las canciones que pinchan los DJ en un bar de cócteles o en una mega discoteca.  También encontrará cafés para picar algo rápido y disfrutar de opulentos desayunos, así como restaurantes con bufé variado.  Hay también numerosos tour operadores en el caso de que desee reservar una excursión a la Gran Barrera de Coral, al bosque tropical de Kuranda y al Daintree, declarado Patrimonio de la Humanidad.

Antes, lugar frecuentado por marineros, balleneros y obreros, la preciosa plaza adoquinada de Salamanca Place aloja hoy en día a un gran número de albergues y lugares para comer y beber.  Los almacenes de estilo georgiano fueron remodelados y, ahora funcionan como galerías, teatros, cafés, bares y restaurantes, con sus estructuras de cristal cromado  que brillan sobre la piedra caliza de cerca de 1830.  Eche un vistazo a la obra de artistas locales en los animados mercados de los sábados, tome café bajo las sombrillas, o disfrute de una pinta de cerveza de Tasmania en un legendario pub.  Disfrute de la música de una banda local en el Centro de las Artes de Salamanca o pasee entre los cuartetos de cuerda callejeros. Abajo, en los muelles, encontrará otra conocida zona de restauración.  Elija un muelle y saboree exquisitos mariscos de Tasmania mientras escucha el golpeteo de las velas sobre los mástiles. A un corto recorrido en taxi, se encuentra North Hobart, centro neurálgico de jóvenes ingeniosos, con numerosos bares con música en vivo y restaurantes de comida étnica económicos, especialmente, en Elizabeth Street.

Con preciosas playas, un estilo de vida de la Nueva Era” y un enérgico escenario musical, Byron Bay es un tradicional alto en el camino para los viajeros que recorren la costa este de Australia. Las épicas olas de The Pass y Watego’s Beach han atraído a surfistas durante años, pero artistas, escritores, hippies y curanderos han hecho también de éste su hogar.  Nade con delfines en la playa de Main Beach o emprenda la ruta Cape Byron Walking Track hasta llegar al faro situado en el extremo más oriental de Australia.  Compare los desayunos opulentos de los excelentes cafés y mézclese con modelos y surfistas profesionales en los bares de Jonson Street. Los visitantes de todos los rincones del mundo se reúnen en Byron para asistir a la gran fiesta callejera de Fin de Año con baile y sesiones de DJ.  Byron es también un importante destino en lo que respecta a festivales de música.   El International Blues & Roots Music Festival llega a la ciudad cada Semana Santa, y bandas internacionales de reconocido prestigio invaden la ciudad para participar en el Splendour in the Grass, en agosto. El Byron Bay Writers Festival, que se celebra en julio, también congrega a numeroso público.

Recintos para mochileros en Australia

Más ideas Australianas