Naturaleza

Río Toorongo, Gippsland Oeste, Victoria. © Tourism Victoria y Gavin Hansford

Naturaleza

Australia tiene uno de los entornos naturales más característicos y con mayor diversidad del mundo, con una flora y una fauna únicas e imponentes paisajes, entre ellos parques naturales y zonas incluidas dentro de la lista de Patrimonio Mundial.

En estas zonas, podrá acercarse a nuestras plantas y animales autóctonos, explorar vastos espacios al aire libre y descubrir bosques pluviales en las modernas ciudades de la periferia. También podrá escalar montañas cubiertas de nieve y nadar en algunos de los entornos con las aguas más cristalinas del mundo.

A continuación le presentamos algunas de las experiencias naturales más emblemáticas de Australia que no se puede perder.

El arrecife de Ningaloo, considerado Patrimonio Mundial, es la cornisa de arrecife más grande del mundo. Es uno de los lugares del mundo donde es posible ver y nadar con apacibles tiburones ballena, el pez más grande del mundo. Llegan todos los años durante el mes de marzo, poco después del desove en masa de los corales.

Las cristalinas aguas color turquesa de Shark Bay dan cobijo a ballenas jorobadas, tortugas, delfines y mantarrayas. Visite los parientes vivos de las formas más primitivas de vida de la tierra en Hamelin Pool y pasee por una de las pocas playas que existen en el mundo compuesta totalmente de conchas diminutas. Disfrute de un día con los amables delfines de Monkey Mia que llegan a la playa todos los días para que les alimenten los turistas con sus propias mano.

El Parque Nacional de Kakadu, considerado Patrimonio Mundial, es el parque nacional más grande de Australia. Se trata de un vasto espacio dividido en siete regiones distintas y con seis estaciones diferentes. La historia aborigen de la región de Kakadu se remonta a más de 40.000. Las pronunciadas escarpas dan paso a bosques, exuberantes pantanos y verdes sabanas. Observará millones de aves migratorias en los pantanos y cocodrilos en las orillas de los ríos. Nade debajo de las enormes cataratas, pasee por las galerías de arenisca del antiguo arte rupestre o navegue por estanques panorámicos colmados de flora y fauna. Es, además, uno de los mejores lugares para pescar de Australia.

Isla Canguro, la tercera isla más grande de Australia, se encuentra a solo 15 kilómetros desde tierra firme de la Australia Meridional. Más de un tercio de la isla se conserva como parques nacionales o protegidos. La isla posee cinco importantes zonas consideradas “Wilderness Protection Areas”. En su costa salvaje, envuelta por el océano Antártico, encontrará abundante flora y fauna Australiana en su hábitat natural.

En los desiertos, las playas y los bosques de este paisaje, observe cómo descansan los leones marinos en la Bahía de Seal y cómo caminan balanceándose hasta la orilla los pingüinos azules en Penneshaw y Kingscote. Se pueden ver más de 7.000 osos marinos jugando por la formación natural de Admirals Arch y sus alrededores. También en el Parque Nacional de Flinders Chase, donde las Remarkable Rocks, cuyo nombre las define, cambian de color durante el día.

En la bahía de Vivonne, declarada oficialmente como la mejor playa de Australia por los investigadores de la Universidad de Sídney, puede hacer surf, pescar, bucear con peculiares dragones de mar foliados, nadar con delfines o sumergirse entre restos de naufragios dispersos en la bahía D' estrees. Pruebe a hacer surf en la arena de las dunas gigantes del Little Sahara.

La distancia que separa Tasmania de tierra firme ha garantizado la supervivencia de muchas plantas, animales y aves que no encontrará en ningún otro lugar de Australia. El 40% del Estado está protegido, como es el caso de las reservas y los parques nacionales, y gran parte de ellos no han cambiado en más de 60 millones de años. Las reservas naturales de Tasmania, consideradas Patrimonio Mundial, abarcan más de 1,38 millones de hectáreas y son una de las regiones de reservas naturales auténticas que quedan sobre la faz de la Tierra. Desde los escarpados picos alpinos y los densos bosques pluviales en el norte, hasta la punta meridional más remota de la isla, Tasmania posee más de 2.000 kilómetros de senderos de primera categoría, entre ellos la conocida ruta Overland Track.

La maravilla marina de la Gran Barrera de Coral es una explosión de color y biodiversidad que abarca más de 2.500 kilómetros desde la costa de Queensland. Se trata de la zona más grande del mundo en ser declarada Patrimonio Mundial y el sistema de arrecifes de coral más grande, aparte de la mayor construcción realizada por seres vivos sobre la faz de la Tierra. Está formada por más de 3.000 arrecifes individuales y 900 cayos coralinos e islas continentales. Esto conforma una red de vida para más de 1.500 especies de peces, un tercio de los corales blandos de todo el mundo, 600 especies de estrellas de mar y erizos de mar, seis especies de tortugas marinas en peligro de extinción y más de 30 especies de ballenas y delfines.

La bella neblina azul, las escarpas de arenisca dorada, los vertiginosos acantilados y los profundos cañones de las Montañas Azules se encuentran a tan solo 90 minutos en coche de Sídney. Además de un millón de hectáreas de refugios naturales considerados Patrimonio Mundial, aquí podrá encontrar el árbol más raro del mundo, el Pino Wollemi. Igualmente, hay más de 400 tipos de animales diferentes autóctonos de Australia, tales como el quol de cola moteada, el petauro Australiano y el canguro rata de hocico largo. Lo mejor para disfrutar de todo ello es ir por la carretera Greater Blue Mountains Drive: una excursión de 1.200 kilómetros que enlaza 18 rutas diferentes, cada una de ellas única.

A horcajadas sobre Nueva Gales del Sur, Victoria y el Territorio de la Capital Australiana, las vistas desde los Alpes Australianos son excepcionales y podrá vivir aventuras al aire libre durante todo el año. Aquí podrá escalar el pico más alto de Australia, el Monte Kosciuszko, así como ir de excursión o montar en bici por pistas atestadas de flores silvestres. Igualmente, podrá navegar en kayak o descender las rápidas aguas de los lagos y ríos glaciales de aguas cristalinas y montar a caballo por altas llanuras durante el verano. En invierno, descienda por las pendientes o practique el esquí de fondo. Puede ir de excursión por tres Estados y siete parques nacionales en la épica ruta Australian Alps Walking Track de 650 kilómetros o hacer una ruta de uno o varios días, con tramos más cortos, de esta misma ruta.

Todos los días, al anochecer, la playa de Summerland Beach ubicada en el parque natural de Phillip Island, a tan solo 90 minutos de Melbourne, cobra vida con la aparición de pingüinos azules. Las playas vírgenes bañadas por el océano, las bahías resguardadas, los respiraderos y las cuevas son el hogar de los koalas, de numerosas aves y de osos marinos. Embárquese en un crucero natural para poder observar la colonia de 16.000 osos marinos Australianos en Seal Rocks, una de las colonias más grandes de Australia, y mire a los koalas en las copas de los árboles del Centro de conservación de koalas. The Nobbies es un espectacular cabo situado en el extremo suroeste de Phillip Island, donde podrá disfrutar de las impresionantes vistas de la costa y del atronador géiser en los miradores colocados entre los jardines de aves marinas naturales. Disfrute de una ola teniendo de fondo el antiguo telón de granito rosado en el Cabo Woolamai, una de las playas más conocidas de Victoria para practicar surf y lugar de avistamiento de aves. Phillip Island forma parte del Parque Nacional Marino de Churchill Island, que está dentro de la lista creada en la Convención de Ramsar sobre la importancia de los pantanos a escala internacional. Existen rutas en dos islas que ofrecen vistas espectaculares por la bahía de Western Port y vistas a Tortoise Head y French Island.

Naturaleza Mapa de localización

Más sugerencias