Kuranda, Queensland

Ruta ferroviaria panorámica de Kuranda, puente de Stoney Creek Falls, Kuranda, Queensland. © Tourism Australia

Kuranda, Queensland

Rodeado por un bosque pluvial declarado Patrimonio de la Humanidad, el pintoresco refugio de montaña de Kuranda, a 25 km al noroeste de Cairns, es conocido como ‘el pueblo del bosque pluvial’.

La tribu aborigen Djabugay lleva habitando esta región más de 10 000 años y su cultura ha seguido prosperando hasta nuestros días. Dieron al actual pueblo de Kuranda el nombre de Ngunbay, que significa ‘hogar de los ornitorrincos’.

A finales de la década de los 60, Kuranda recibió mucha afluencia de personas que buscaban un estilo de vida alternativo y se desarrolló una importante cultura de arte y artesanía. Kuranda es el hogar de un gran número de alfareros, pintores, artesanos del vidrio y otros materiales, y profesionales del tallado en madera y la joyería. Sus obras se exponen en muchas de las tiendas, galerías y mercados del pueblo, y es posible verlos mientras trabajan.

Aunque este pequeño pueblo ha sabido conservar su ambiente relajado, en la actualidad la calle principal está llena de tiendas y galerías. Los edificios históricos antiguos ahora albergan elegantes restaurantes y cafeterías. Los mercados originales del bosque pluvial de Kuranda, que llevan celebrándose desde 1978, son el lugar idóneo para buscar ropa de diseño y fabricación local, y conseguir los mejores productos del norte tropical de Queensland, como la miel, el café, las frutas tropicales y las nueces de macadamia.

Disfrute de un delicioso y refrescante helado de frutas del bosque pluvial y no pierda la oportunidad de visitar la famosa fábrica de miel de Kuranda, que lleva en funcionamiento más de medio siglo. Deténgase a admirar los gigantescos ficus que bordean la calle principal, donde coloridos loros y brillantes mariposas azules se arremolinan entre los helechos y las orquídeas de las copas de los árboles.

Podrá experimentar también la cultura aborigen, visitar una galería con artistas indígenas locales o aprender a tocar el didgeridoo. Compre ópalos poco comunes o aprenda todo lo relacionado con ellos en el museo de fósiles y piedras preciosas.

Vea aves y animales autóctonos de Australia, así como espectaculares mariposas tropicales en BirdWorld, los jardines de koalas de Kuranda, el Parque Natural de Rainforestation y el mariposario Australian Butterfly Sanctuary.

Recorra el bosque pluvial en coche o con el autobús lanzadera hasta llegar al desfiladero de Barron y su espectacular catarata. Disfrute de un crucero fluvial por el río Barron y trate de ver los ornitorrincos por el camino.

El clima de montaña fresco y tropical de Kuranda es perfecto para realizar rutas de senderismo por el bosque pluvial, muchas de las cuales parten del centro del pueblo. La ruta Jum Rum Creek enlaza con la ruta de la selva, que continúa por el bosque pluvial hasta la ruta del río, a orillas del Barron. Un paseo suspendido muy por encima del bosque conecta la carretera de Barron Falls con la atalaya de Barron Falls. El Parque Nacional del Desfiladero de Barron y el de Davies Creek también ofrecen diversas rutas impresionantes, tanto cortas como largas. El camping y el inicio del sendero de Speewah son el punto de partida de numerosas rutas del Parque Nacional del Desfiladero de Barron. El Parque Nacional de Davies Creek es un entorno maravilloso para los amantes de la naturaleza, con sus pozas cristalinas entre rocas de granito que crean rápidos y desprendimientos naturales.

Solo llegar a Kuranda ya es toda una experiencia. Puede ir en coche o autobús por una carretera flanqueada por el bosque pluvial desde Cairns, disfrutar de un recorrido histórico por la ruta ferroviaria panorámica de Kuranda o sobrevolar la bóveda del bosque pluvial cómodamente en una cabina del teleférico panorámico.

Más ideas australianas