Rottnest Island, Australia Occidental

Rottnest Island, Australia Occidental © Tourism Western Australia

Rottnest Island, Australia Occidental

Rottnest Island, situada a poca distancia de Perth en ferri, parece estar en las antípodas de la vida en la ciudad. Rottnest Island se separó de la zona continental de Australia Occidental hace aproximadamente 7000 años tras la crecida del nivel del mar. Los primeros vestigios de ocupación humana en Rottnest Island tienen más de 6500 años de antigüedad, cuando la tribu aborigen Nyungah habitaba la zona. Para las comunidades aborígenes locales, que le dan el nombre de Wadjemup, la isla tiene un importante significado espiritual.

Rottnest Island se convirtió en un destino turístico popular a principios del siglo XX, cuando los ferris transportaban a los turistas a la isla para disfrutar de sus impresionantes playas, hermosas bahías y excursiones de fin de semana.

Al dar un paseo por el principal asentamiento y pasar por las primeras casitas coloniales de mediados del siglo XIX, uno se siente como si viajara en el tiempo. Los antiguos barracones son una buena opción para acampar y alojarse si el presupuesto es limitado.

Las excursiones por tierra y mar ofrecen experiencias reveladoras, desde encuentros salvajes únicos hasta recorridos históricos y culturales en los que cobra vida la herencia recibida por Rottnest de las distintas épocas (marítima, colonial, penitenciaria y de la Segunda Guerra Mundial).

Rottnest Island está clasificada como una reserva natural de clase A, donde se protegen plantas espectaculares y poco comunes, y una abundante fauna y flora marina. Conozca a los cuocas, unos simpáticos marsupiales similares a los canguros, pero más pequeños, que únicamente se encuentran en Australia Occidental. Durante los meses de otoño e invierno (de marzo a agosto) se puede ver a las crías asomándose por las bolsas de sus madres y, ya en primavera (de septiembre a noviembre), saltando y explorando su nuevo mundo. Embárquese en un crucero natural para ver osos marinos, águilas pescadoras, tortugas, delfines y ballenas.

Las aguas que rodean Rottnest Island contienen restos de naufragios (un testimonio de las primeras exploraciones de la costa suroeste de Australia Occidental), que las convierten en lugares perfectos para practicar el buceo y el snorkel. Australia Occidental cuenta con el mayor índice de embarcaciones en propiedad de Australia, y Rottnest Island es uno de los principales destinos para la navegación.

Con la ausencia de coches en las carreteras, la bicicleta es uno de los mejores medios de transporte para conocer la isla. Pueden alquilarse en las terminales de ferris y en la propia isla. El autobús Bayseeker realiza recorridos regulares por la isla, con paradas en playas desiertas y rompientes de surf. Cerca de allí, en Thomson Bay, podrá disfrutar de más actividades familiares, como jugar al golf o al tenis, recorrer las tiendas y visitar las cafeterías y los restaurantes.

Diríjase a Wadjemup Hill y disfrute de unas extraordinarias vistas de 360 grados desde el faro de Wadjemup. Las aguas de color zafiro del océano Índico enmarcan una espectacular estampa de la isla. Dése un paseo y explore un faro real en funcionamiento.

Atrévase con una de las rutas de senderismo, como West End Boardwalk y Vlamingh’s Heritage Trail. Al llegar al interior de la isla, descubrirá un increíble paisaje ancestral de lagos rosas de agua salada, onduladas colinas de arena y árboles esculpidos por los vientos del océano durante cientos de años.

Para alojarse, Rottnest Island ofrece desde chalets con vistas al océano e históricas casitas hasta acogedores bungalows, hoteles y albergues.

Los ferris con destino a Rottnest Island salen de forma regular del malecón de Barrack Street Jetty de Perth, Hillarys Marina y Fremantle. O, si lo prefiere, puede llegar con elegancia en helicóptero o aerotaxi.

Más ideas australianas