Glebe: libros, bohemios y grandes ideas

Sappho Books y cafetería, Glebe, Nueva Gales del Sur. © Destination NSW y Daniel Boud

Glebe: libros, bohemios y grandes ideas

Encuentre ideas e ideales en el pueblo de ratones de bibliotecas de Sydney.
Glebe es la hermana matada, y a menudo ignorada, de los suburbios glamorosos del interior de Sydney. Pero, ¿quién necesita un perfil alto o un diseñador de modas cuando se tienen los ideales y el temple intelectual?

Glebe está ubicada entre dos universidades, esta hermosa península es la sede de una comunidad vibrante de estudiantes, académicos, activistas y seguidores de la Nueva Era. Los escuchará discutiendo sobre todo, desde los chakras hasta Chávez en los restaurantes más económicos, cafés, librerías, lavanderías de autoservicio, negocios de comida sana y bulliciosos pubs.

No se pierda los populares mercados de los sábados, donde los que buscan baratijas y los bohemios se reúnen para encontrar vestimentas de onda antiguas, masajes y hamburguesas de tempeh. Encuentre artículos de segunda mano, discos, muebles, obras de arte, artesanías, joyas y baratijas al son de bongoes y carrillones de viento.

Rodeada por grandes balcones victorianos, casas estilo “federación” y casitas modestas de obreros, las calles arboladas de Glebe son hermosas para caminar. Dé un paseo a pie por Glebe Point Road (GPR para los lugareños), deténgase para mirar las boutiques y las tiendas esotéricas o luzca intelectual en una tienda de artículos de segunda mano. Tome café, coma un pastel, juegue a las cartas y hable de amor, de la vida y de filosofía en un café acogedor. Renueve su zen con masajes, acupuntura u otras terapias alternativas. Libere al niño que lleva dentro en el Parque Bicentenario con vista a la bahía de Blackwattle. Este gran espacio verde cuenta con campos de juegos, una rampa para patinetas, un área de juegos para niños y parrillas.

Cuando se trata de comer, Glebe es realmente un lugar internacional. Comida tailandesa, japonesa, coreana y nepalesa son solamente algunos de los sabores de los tantos sitios económicos étnicos para comer. También encontrará muchos restaurantes de categoría que ameritan críticas bastante elogiosas. Al anochecer, diríjase a un bar de cócteles de onda, observe una carrera de galgos en la pista local o escuche a una banda de rock independiente en uno de los bares íntimos de vinos o en sencillos pubs atiborrados.

En Glebe, puede olvidarse del glamour y concentrarse en los buenos tiempos y las grandes ideas.

Más sugerencias