Vuélvase loco por los barcos, no necesita agua

Regata ASSA ABLOY Henley-on-Todd, Alice Springs

Vuélvase loco por los barcos, no necesita agua

El último domingo de agosto, se realiza en Alice Springs una regata de navegación y remo en el lecho de un río seco.
El Outback te hace perder la cabeza. ¿Cómo más se puede explicar la regata anual de navegación y remo “Henley -on-Todd” que se realiza en el lecho de un río seco en Alice Springs?

Con barcos piratas disparando cañonazos de harina, gente remando con palas de arena y carreras de porteadores de tinas, uno se pregunta si tal vez este simbólico pueblo del Outback (interior de Australia) cuenta con más calor y polvo que lucidez.

Una vez al año el lecho arenoso del río Todd se convierte en pista de carreras para una desquiciada tripulación de barcos tipo los Picapiedra. Verá vikingos disparando cañones de agua desde sus barcos de batalla y salvavidas rescatando a angustiados nadadores de la arena. Hay kayaks para aguas rápidas y yates sin fondo, tablas de bodyboard para cinco personas y esquís de arena. Incluso los que no se fían del agua pueden unirse a la diversión, anclando barcos o paleando arena dentro de un tambor de 166,5 litros (44 galones).

La carrera Henley-on-Todd nació en 1962 cuando Reg Smith un habitante de Alice Springs sugirió recrear la famosa competición entre las universidades de Cambridge y Oxford Henley-on-Thames (Henley-en el-Tames) A pesar de que el pueblo se encontraba a 1.500 kilómetros del cuerpo de agua grande más cercano, el Rotary Club de Alice Springs aceptó la idea gustoso.

No se sabe con certeza si fue ingenio, delirio o un gran sentido del humor lo que los movió. Lo importante es que los tres Rotary Clubs de Alice Springs quiénes hoy manejan el evento, han recaudado más de un millón de dólares para proyectos humanitarios a nivel local, nacional e internacional.

El “Henley-on-Todd” es un espectáculo excepcionalmente bobo entre tantos eventos deportivos a nivel mundial. El programa de este acontecimiento multidisciplinar atrae participantes tanto locales como internacionales, muchos de los cuales terminan figurando en noticieros internacionales en tinas sin fondo o siendo arrastrados a través de la arena en tablas de bodyboard.

Únase a la acción imaginaria en el agua o disfrute de la hilaridad del espectáculo bajo la sombra de un árbol de caucho. Una vez se habitúe a la idea, esta locura en el Outback le resultará muy divertida.

Más sugerencias