Parque Nacional de Purnululu

Parque Nacional de Purnululu

leva en pie unos 350 millones de años, y 40 000 años venerada por sus custodios aborígenes. Pero la impresionante cordillera Bungle Bungle, en el Parque Nacional de Purnululu, Patrimonio Mundial, fue un secreto para el resto del mundo hasta 1983. En la actualidad, este laberinto de cúpulas de arenisca con rayas naranjas y negras, asociado a menudo con colmenas gigantes, es una de las atracciones preferidas de Kimberley. Adéntrese en la impresionante cordillera Bungle Bungle disfrutando de un vuelo panorámico. O bien realice una excursión, acampe y conduzca un 4x4 en medio de las maravillas geológicas de Purnululu, descubriendo arte antiguo rupestre, una fauna poco común, piscinas tropicales y paredes escarpadas de desfiladeros.

El Parque Nacional de Purnululu se encuentra en la región de East Kimberley, a unos 100 km de Halls Creek y a 250 km de Kununurra. Las excursiones en helicóptero y 4x4 parten desde ambas ciudades. También puede alquilar un 4x4 y adentrarse en el parque por su cuenta para vivir su propia aventura. Viajará por la autopista Great Northern Highway, disfrutando a su paso de grandes campos con ganado, antes de girar para adentrarse en el camino estrecho y peligroso de 50 km, hasta la entrada del parque. 

A pesar de encontrarse tan cerca de una autopista principal, la cordillera Bungle Bungle sólo era conocida por propietarios aborígenes locales y pastores, hasta que un equipo de documentalistas la dio a conocer al mundo en 1983. En la actualidad se conserva como parte del Parque Nacional de Purnululu, que cubre una extensión total de 240 000 hectáreas y alcanzó el título de Patrimonio Mundial en 2003. 

El enclave de la cordillera Bungle Bungle, que toma su nombre de una estación de ganado cercana, se encuentra en el sur del parque. Sus torres en forma de colmenas se elevan cientos de metros en el borde de la cordillera, dando refugio a profundos y tenebrosos desfiladeros y a piscinas de roca flanqueadas por palmeras. Realice un vuelo panorámico en helicóptero sobre sus increíbles formaciones de arenisca, formadas al parecer hace más de 350 millones de años debido a la sedimentación del lecho de un antiguo río. Las distintivas rayas naranjas, grises y negras son el resultado de franjas alternas de sedimento, cada una de ellas con un contenido distinto en arcilla. 

En la parte meridional del parque puede también realizar una excursión al enorme desfiladero de Cathedral, conocido por su increíble acústica natural. Ponga a prueba sus cuerdas vocales o complete la ruta escénica hasta Piccaninny Creek. Regrese recorriendo los 3 km del circuito cerrado o continúe hasta el vertiginoso desfiladero de Piccaninny Gorge, donde podrá acampar y pasar la noche. En la parte norte de Purnululu, los desfiladeros mucho más estrechos ofrecen una experiencia completamente distinta. Un sencillo camino de 2 km desemboca en el abismo de Echidna, donde podrá sorprenderse al mirar hacia arriba y contemplar las escarpadas paredes rocosas, que se alzan cientos de metros a ambos lados. También puede probar el camino de vuelta de 5 km hasta el desfiladero de Mini Palms, hogar de grandes grupos de esbeltas palmeras livistonas y una tradicional cueva aborigen de la fertilidad. 

Se cree que los aborígenes han vivido en esta región durante más de 40 000 años, y el parque conserva ricas huellas perdurables de su ocupación. Pueden contemplarse arte rupestre y monumentos funerarios por todo el parque, que los aborígenes djaru y kija ayudan a gestionar. El nombre de Purnululu, que significa arenisca, era el nombre que recibía la zona por parte de sus custodios tradicionales kija. 

No se pierda su milenario hogar, aunque recién descubierto para el resto de nosotros.  

Más sugerencias