Tres días maravillosos en Melbourne

De compras en la Oficina General de Correos de Melbourne, Victoria. © Tourism Australia Occidental

Tres días maravillosos en Melbourne

No queda tiempo para dormir en Melbourne, una ciudad en la que tanto los amantes de la cultura como los fanáticos del deporte, los apasionados de la moda y los sibaritas encuentran su sitio.  Descubra cafés, bares y boutiques en las secretas callejuelas de la ciudad, que surgen de sus ordenadas calles.  Sumérjase en una atmósfera vibrante a orillas del río en Southbank y visite Federation Square, donde la cultura del café y la creativa se unen.  Navegue por el río Yarra y camine por los pastos y lagos de los Jardines Botánicos Reales.  Déjese envolver por la energía única de los distintos distritos de la ciudad, desde el pudiente South Yarra hasta St Kilda, a orillas del mar, y el moderno Fitzroy.  Luego, pase el día en las playas, bodegas, galerías y campos de golf de la península de Mornington.

Melbourne, VIC
Melbourne, VIC

Día 1: atracciones del distrito financiero y cultura callejera

Comience su aventura en Melbourne por su animado centro.  Suba y baje gratis del bus lanzadera o del tranvía circular.  Piérdase en el ajetreo del mercado de Queen Victoria.  Visite el enorme casino de Southbank y la hilera de restaurantes, bistrós y bares a orillas del río.  Luego visite las galerías y museos exclusivos del centro cultural de Federation Square.  Descubra las tiendas de la histórica Oficina General de Correos de Melbourne, de las callejuelas del QV y de otros callejones y galerías comerciales de hierro forjado.  Navegue en kayak o en barco río Yarra abajo, pasee por los Jardines Botánicos Reales o dé un rodeo por la senda circular que los habitantes de la zona denominan “The Tan”.  Visite el Melbourne Cricket Ground, la superestrella de los terrenos de juego australianos, y asista a un partido de críquet o de la AFL.  Al caer la noche, dese un festín de comida china en Litlle Bourke Street o pruebe las especialidades italianas en una trattoria.  Haga una parada para escuchar jazz en directo o tomar una copa en algún escondido bar, o bien busque un café en el que deleitarse con un café y un pastel de madrugada. 

 

Melbourne, VIC
Melbourne, VIC

Día 2: del río Yarra a la playa de St Kilda

Vea pasar a la elegante multitud desde un café en Chapel Street, South Yarra.  Déjese seducir por la moda de diseño y luego explore las eclécticas tiendas de Greville Street y Toorak Road, en Prahran.  Échele un vistazo a la historia de la alta sociedad del distrito en Como House, una mansión de la época victoriana con jardines muy cuidados.  Después, tome un tranvía hasta la playa de St Kilda, en la que puede caminar por el malecón o navegar, practicar windsurf o kitesurf.  Curiosee en las boutiques y almuerce en uno de los cafés que dan a Fitzroy Street o a Acland Street, bordeadas por tentadoras patisseries.   Disfrute de una cena en uno de los diversos enclaves gastronómicos de la ciudad: pruebe la comida vietnamita en Richmond, la italiana en Lygon Street, en Carlton, y la española o india en Johnston Street, Fitzroy.  Muy cerca, en Brunswick Street, dispone de pubs exclusivos, restaurantes étnicos de moda y locales nocturnos muy animados para bailar durante toda la noche.  Asista a una representación teatral, de ballet, de danza moderna o a una comedia en el Centro de las Artes, a orillas del río Yarra.

Mornington Peninsula, VIC
Mornington Peninsula, VIC

Día 3: península de Mornington

Rente un auto y diríjase a la península de Mornington, en la que los viñedos y olivares se funden con las vistas al mar.   Deténgase en el histórico pueblo costero de Sorrento.  Disfrute de las maravillosas vistas paseando por la costa desde Sorrento Ocean Beach hasta Portsea Back Beach; luego, pasee por las galerías, los fabulosos hoteles y los encantadores cafés.  Báñese entre delfines nariz de botella en libertad o mírelos mientras navega.  En el extremo de la península, flanqueado por árboles, encontrará Portsea, una apartada zona de diversión para los ricos y los famosos de Melbourne.  Contemple las opulentas mansiones frente al mar mientras camina por la cima de los acantilados; luego maneje hasta Red Hill, que se encuentra en el interior.  Disfrute de una comida en un restaurante romántico, visite las bodegas y recolecte sus propias bayas en una hacienda.  En Flinders, puede practicar surf y nadar en las playas o probar su hándicap en un campo de golf con vistas al mar.  Busque antigüedades o siga uno de los senderos que cruzan el Parque Nacional de la Península de Mornington.

Melbourne

Melbourne

¿Cuánto tiempo necesito?:
Dos días como mínimo.

Mejor época para ir:
Puede visitar Melbourne en cualquier época del año, aunque en invierno, de junio a agosto, puede hacer frío.

 

Más sugerencias