Las tranquilas Liffey Falls, en Tasmania

Las tranquilas Liffey Falls, en Tasmania

Prepárese para la paz total en Liffey Falls, una catarata refugiada en las Great Western Tiers de Tasmania, a una hora en coche aproximadamente de Launceston y a 90 minutos de Devonport. Existen pocos lugares más tranquilos que este, en un bosque pluvial Patrimonio Mundial donde puede escuchar el canto de las aves y contemplar el agua cayendo en cascada sobre la arenisca. Recorra la encantadora ruta natural hasta Liffey Falls o pase una tarde relajándose en la zona de picnic, bordeada de helechos. Muy cerca puede explorar el pintoresco y artístico pueblo de Deloraine y las cuevas de caliza del Parque Nacional de Mole Creek Karst.

Puede acceder fácilmente a la Reserva Estatal de Liffey Falls, que forma parte de la zona de Tasmania catalogada como Patrimonio Mundial, desde Launceston y Devonport. Desde Hobart, tendrá que conducir unas dos horas y media. Tanto los tasmanos como los turistas se acercan hasta aquí para disfrutar de un picnic y pasear entre bosques húmedos de eucaliptos hasta el pie de la catarata de Liffey Falls. Es la última y más espectacular de las cuatro cataratas que caen desde las Great Western Tiers, dejando al descubierto escalones de arenisca en su carrera hacia el río Liffey. El camino hasta Liffey Falls (40 minutos) está en buenas condiciones y cuenta con numerosos miradores desde los que podrá fotografiar las cascadas que caen de las alturas.

La ruta Gulf Road Walk es un camino más largo y tranquilo que lleva desde la catarata hasta la Gulf Road Picnic Area, antiguo campamento maderero. Recorrer esta ruta lleva entre dos y tres horas, y en el camino podrá disfrutar de excelentes vistas del Dry's Bluff, el pico más alto de las Great Western Tiers. Otra ruta es la Liffey River Track, un paseo de 90 minutos que comienza en las Great Western Tiers, a orillas del lago Highway, y serpentea corriente abajo hasta la Liffey Picnic Area. 

Los que no tengan tanta energía pueden quedarse comiendo a la sombra en la Liffey Picnic Area, cerca del aparcamiento y de la entrada al parque. Cuenta con las instalaciones necesarias para disfrutar de un picnic (incluso barbacoas de gas) y está bordeada por altos helechos arborescentes y eucaliptos como las hayas mirto, el sasafrás del sur y el árbol del cuero. También encontrará la ruta Big Tree Stroll, un paseo entarimado que serpentea alrededor de la base de un enorme eucalipto.

Esta reserva protege una amplia diversidad natural: desde aves hasta murciélagos, pasando por bandicuts.  Contemple y escuche a las petroicas encarnadas, las rosellas verdes y las ratonas australianas azules en el bosque pluvial, y descubra al cangrejo de río gigante y al tímido ornitorrinco en las transparentes aguas del río Liffey y en sus alrededores. Es posible que vea demonios de Tasmania, cuoles, bandicuts y walabíes buscando comida al anochecer.

En el viaje de vuelta desde Liffey Falls, reserve tiempo para una parada en el precioso pueblo de Deloraine, situado a orillas del río y patrimonio nacional. En noviembre, la arquitectura victoriana y georgiana de la ciudad, restaurada con exquisito gusto, sirve de telón de fondo a una de las principales ferias de artesanía del país. Busque antigüedades, conozca a los demonios de Tasmania en el parque natural y deambule entre granjas y fábricas en las que se vende miel, queso, frutos del bosque y salmón. Otro punto de interés cercano es el Parque Nacional de Mole Creek Karst, donde podrá visitar las espectaculares cuevas calizas y descubrir las habilidades de las luciérnagas y multitud de cavernas y arroyos subterráneos.

Hay mucho por descubrir en Liffey Falls y sus alrededores, un tranquilo paraje natural. 

Más sugerencias